martes, 6 de mayo de 2014

Estanco

Me sentía tan única compartiendo aquel cigarrito a pie de sabanas contigo después de, que se me paró la vida cuando supe que no era más que otra en tus tardes de liar. Muerta, y calada de ti hasta los huesos, me acerqué al estanco a por otra cajetilla de humo. Amar Mata, ponía. Y yo me negué a leerlo, como todas las otras primeras veces.

9 comentarios:

  1. Perfecto... un texto perfecto... más etiquetas que poner a nuestra vida (además de a las cajetillas)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida está llena. Demasiado. Yo las quitaría todas. :)

      beso

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Me alegra que le haya prestado bien. Beso

      Eliminar
  3. Pues si mata...pereo tambien te da vida
    Tu relato impresionante
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impresionantes vuestros comentarios. Beso.

      Eliminar
  4. Incluso te acostumbras a verlo en las cajetillas hasta tal punto que sigues haciéndolo ignorando el mensaje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mensajes que no quieren ser leídos, jamás. A pesar de...

      Eliminar
  5. Uysssssss! Si yo te contara cuantas veces lo leí... y en letras enormes....

    En fin... no regrets, volvería a por ese humo mil y un veces.

    ResponderEliminar