miércoles, 3 de abril de 2013

Las mañanas no son de nadie hasta que las haces tuyas.

Imagen de Maia Flore


Hay días que te levantas, no te miras al espejo, te pegas una sonrisa en la cara y sales al cemento con zapatos de buzo.

Y después está hoy, que das una vuelta más en cama, te levantas,  miras por entre los párpados sorprendidos por una intensa luz al sol,  sonríes sin saber por qué  y sales al aire de la mañana con alas en los pies.

19 comentarios:

  1. Acuerdate de ponerte piedras en los bolsillos,porque cuando te levantas con ese espiritu tan elevado no puedes mantenerte mucho tiempo en el asfalto,jeje.Petons!!!

    ResponderEliminar
  2. Y hay días que decides que no te da la gana levantarte, coges el cemento y las alas, los mezclas y construyes castillos en el aire... ;-)

    ResponderEliminar
  3. O días como el mío de levantarme a una hora decente para la ducha, el desayuno completísimo y tiempo para mentalizarme ante el día que me espera... No hay alas pero al menos tampoco hay un culo pegado en la cara :D

    ResponderEliminar
  4. Hay días y días...días de sol, días de cielos plomizos y lluvia, y bajas la mirada y ahí también hay días y días...

    ResponderEliminar
  5. Ese fue mi día ayer, se ve que aquellos soles que entraron por el Atlántico han avanzado hasta donde te encuentras...hoy es más día de bucear en las sábanas.

    Me alegra tu alegría.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Lo mejor de poder levantarse así es que no tenés que gastar en transporte

    ResponderEliminar
  7. Me encantan ese tipo mañanas! y la primavera y el buen tiempo ayuda a que sean más frecuentes :D

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Eso se llama no madrugar... lo de la media vuelta tranquila es ummmm... lo más!

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  9. Para mí últimamente lo peor del día está siendo levantarse. Duermo muy poco y eso me pone de muy mala hostia al despertarme...
    Un besito de todas formas :)

    ResponderEliminar
  10. Energía positiva para iniciar el día... (esperemos que éste no conspire y nos permita llegar a la noche con una sonrisa)

    ResponderEliminar
  11. qué bonito es ser mujer... verdad? la vida es una montaña rusa de emociones, y tan pronto subes a lo alto como caes en picado... bueno, yo te he interpretado así. A mi me pasa... adoro los días de alas en los pies!

    ResponderEliminar
  12. Yo soy hombre (lo digo por el anterior comentario) y también me pasaba eso hace tiempo. Ahora no, pero eso es otro tema. Lo difícil es sonreír, para mí, claro. Están ahí las cosas que uno no acaba de comprender y le afectan.

    Y cada día son más.

    jajajajaja, joder, ha salido negativo el comentario, con lo positivo que soy yo, que todos los días me tiro polo arco da vella cunha piruletiña :-P

    Because

    ResponderEliminar
  13. Que asco de realidad, no pudieramos siempre vivir con alas....
    Saludos flor.

    ResponderEliminar
  14. Yo estaba levantándome últimamente más feliz que una perdiz hasta que cambiaron la hora... ¬¬
    Un saludo!
    Pimiento

    ResponderEliminar
  15. Hay mañanas que amanece de día, y hay mañanas que amanece de noche....

    Son estados del alma...

    mi beso.

    ResponderEliminar
  16. Esos días en los que crees que puedes salir por fin sin paragüas y resulta que cuando vuelves a casa, después del trabajo, te cae un chaparrón que te deja el cuerpecito hecho un asco...
    No confío en que deje de llover nunca más. Mi naturaleza gallega no me lo permite.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Esas mañanas que te soplan en los párpados acurrucados haciéndote sonreír. ¡Me voy a ver la bola de cristal, que empiezan ya !

    ResponderEliminar
  18. Me gusta que estrenes los dos días con una sonrisa.

    ¿El ideal? Poder decir "me desperté, no me despertaron"

    ResponderEliminar