martes, 26 de marzo de 2013

Cada fin de mes comemos sobras...



Imagen de Felix Streuli


Comerte a bocados el corazón mientras mis dientes  se regocijan en sus migas.

Me pareció fácil cuando forcé la cerradura de tu pecho mientras me anudaba la servilleta al pescuezo.


Sin embargo, cuando tus débiles diástoles comenzaron a rebotar en mis carrillos, un sabor a sangre amarga se deslizó por mi garganta.


Quise vomitarte, pero no pude, ya estabas en mis venas.


Y supe, a golpe de infarto,  que querer quererte era la peor y más interminable de las indigestiones que desde ese momento sufriría.



21 comentarios:

  1. ¿Cómo será el corazón de un vegetariano?...

    ResponderEliminar
  2. Amarga declaración de amor: aquel a quien fuera dirigida, más le valiera mirarse el interior, por si le cambian el corazón por un desamor sangrante (que nunca se sabe con estas cosas...)

    ResponderEliminar
  3. Una pena que nadie te quitara el plato de delante.

    ResponderEliminar
  4. A pesar de indigestiones e infartos, creo que es preferible querer con el corazón que con la cabeza...

    ResponderEliminar
  5. Un texto muy orgánico y visceral. Yo soy más de comer el envase

    :-)

    Un besito en el envase.

    ResponderEliminar
  6. Y todo eso lo escribiste con la mano en el corazon o con el corazon en la mano? :P Petons!!!!

    ResponderEliminar
  7. Amor antropofágico....haberlo haylo. Prefiero los entremeses.

    ResponderEliminar
  8. dalicia, esctibes que es una delicia!!!

    cambia de menu y que le den morcillas!!!!

    un besazo, muáaaaaaaa

    ResponderEliminar
  9. A veces creemos que nos comemos el mundo... pero muchas veces termina comiéndonos a nosotros...
    Besos abisales

    ResponderEliminar
  10. Adictos a la indigestión, bulímicos de amor, atiborrandonos de todo, mucho y muy rápido, para bomitarlo acto seguido...pero el hambre acabará.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Nos bebemos nuestro dolor....y nos comemos nuestro destino...

    mi beso.

    ResponderEliminar
  12. Una intoxicación alimentaria en toda regla...nos pasa a diario y la OMS no hace nada...Acabaremos todos mal de la chota...o creando anticuerpos y haciéndonos inmunes, no sé qué será peor.

    ResponderEliminar
  13. Querida, por algo se prohibió el canibalismo...

    ResponderEliminar
  14. En boca cerrada no entran corazones, pero la carne es débil, y los dientes duros, sobre todo cuando te duelen de recordar la última vez que los hincaste. Sí querida amiga sí, desgarra con tus musculadas mandíbulas ese ventrílocuo de latidos de estómago que mueve los labios como si tuviera corazón.

    ResponderEliminar
  15. Hay menus que parecen maravillosos.. Y por eso no tomas omeoprazol con suficiente antelación. Me han dicho que las pastillas para hacer la digestión no son muy efectivas! besos

    ResponderEliminar
  16. Guauuuuuuuuuuuuuuuuu, ahora si que me he quedado anonadada...

    ResponderEliminar
  17. Hay comentarios tan buenos que son en sí estupendos posts :)

    Qué nivel de bloggeros amigos, qué nivel!!!

    Gracias

    ResponderEliminar
  18. Pero, ¿la comida de los zombies no era a base de cerebros? Estas dietas disociadas no hay quién las entienda.

    ResponderEliminar
  19. Respondiéndome a una duda, algunos tienen en vez de miocardio coliflor por corazón y les funciona en verde, supongo...

    ResponderEliminar